Arroz con conejo

El arroz de siempre, que acepta tantas variedades como tipos de verduras se tengan en la nevera aunque a mí personalmente me gusta tal cual. De pollo o conejo, o también de costillas de cerdo. Pero esta vez lo he resuelto así, sin marisco alguno porque también lo comían los peques, y sencillito a la vista, cuantas menos florituras mejor les entra por la boca. Los trozos de verdura suelen ser mucho más pequeñitos pero hoy he tenido que preparar el arroz con un sólo brazo porque en  el otro sostenía al pequeño-enorme Pol, que no quería perder detalle, y me ha impedido trocearlas en condiciones.

400-500 grs de arroz (3 puñados por comensal)

1 litro de agua

1/2 conejo troceado

1 tomate pelado y despepitado

1/2 cebolla

Un puñadito de judías verdes

1 pimiento verde pequeño

1/2 pimiento rojo

1 ó 2 dientes de ajo

azafrán

perejil

aceite

sal

Dorar el conejo sazonado en un dedín de aceite a fuego medio-alto durante unos minutos, el tiempo que tardas en preparar las verduras:  trocear los pimientos y las judías previamente lavados , también la cebolla y el tomate, e incorporarlo todo en este orden, de mayor a menor dureza, en la sartén. Remenear todo bien junto con el conejo, añadir en este momento el diente de ajo cortado muy menudo y dejar que se poche y se asiente todo durante unos diez minutos, tiempo que aprovecharemos para ir recogiendo y fregando cacharros (si te dejan, claro). Recogida la cocina, es le momento de incorporar el agua,  un pelín más del doble que de arroz porque siempre se acaba evaporando algo. Pasados quince-veinte minutos de cocción (si fuese costilla, lo dejaría media hora en total), es el momento de echar el arroz o de irse a pasear sabiendo que tienes la comida hecha. En el segundo supuesto, tapar la sartén si no queremos que se nos evapore el necesario caldito.

Junto al arroz, tiramos unas hebras de azafrán o colorante en su defecto, y una ramita de perejil y rectificamos de sal. A los quince-diecisiete minutos, apagamos, retiramos del calor y tapamos con un trapo durante cinco minutos. A comer.

Aquí tenemos al experto, que después de haberse comido su papilla de ternera con verduras, se ha sentado con nosotros a probar el “arroz amarillo” como lo llama su hermana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s