Bizcocho a la importancia

y es que sin pensarlo,  este bizcocho ha cubierto el Santo día de la dulce Paula. Unos adornicos lo han realzado hasta cotas insospechables: Un poco de azúcar glasé por aquí, unos frutos rojos por allá, un poquito de mermelada de fresa por acá, nata recién montada hasta el más allá, chuches y más chuches (no llegué a tiempo de retratarlas) , y una boca con lengua y buen paladar para hacerlo desaparecer en un pispás. Qué bueno de verdad.

Esta vez elaborado con harina “normal” y vainilla azucarada en lugar de ralladura de limón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s