Empanadillas tumbadas

Larga historia la que respalda esta panorámica tan extraña que no consigo voltear. Son unas sencillas empanadillas de salsa fina de tomate natural triturado y colado y cebolla rallada, frita después unos diez minutos, corregida de acidez con azúcar y sazonada al gusto, y mezclada con latita/s de atún bien escurrida. Nada de huevo duro y por supuesto, la mayonesa de leche.  Los ojos son de maiz dulce.  Selladas con tenedor y cocidas al horno hasta dorar, estaban para comérselas de la risa por los expertos imaginarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s