Paté de morcilla y salmón

Si hay algo que me fastidia es el exceso de sal, y este sinsabor con tanto sabor lo noto desde luego en las conservas. Mi paladar se vuelve suave y aterciopelado a la hora de probar primero lo que se tendrán que comer los pequeños después. La confección de este paté ha tenido muy presentes los gustos culinarios de la pequeña Paula, y el resultado final ha pasado los tests de calidad con nota muy alta. Éste sí que es más bueno que el pan.

Para 2-3 latitas: 1 rodaja de salmón fresco, 1 morcilla de cebolla casera del pueblo, bechamel, aceite y 2 latas vacías de La Piara

Hacemos a la plancha la rodajilla de salmón en una gota de aceite. Preparamos una bechamel tirando a espesita pero suelta, sin sal ni comino como en otras ocasiones. Pelamos nuestra morcilla de cebolla frita, la desmenuzamos y la mezclamos con el salmón también desmigado. Incorporamos nuestra bechamel ya templada, y trituramos todo en la batidora. Rectificamos de sal sólo si fuera necesario puesto que la morcilla ya lleva. Espolvoreamos una pizca de pimienta para los paladares de mayor tamaño si se quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s