Scones sin huevo ni servilleta

Merendarse los dedos sin pillárselos, este es el logro de esta rica e infalible receta de scones sin huevo, porque por su sencillez sale siempre a la primera y su tierno resultado hace desaparecer hasta el último de los bocados. Estos suaves bollitos de té se desquebrajan ligeramente al mordisquearlos, y entonces no queda otra que facilitar el proceso de demolición abriéndolos por la mitad y sellando sus paredes con un buen relleno y cobertura (a buen mordedor con pocas palabras embasta): *buttercream de queso y confitura de chocolate con naranja amarga, o nata montada y mermelada de fambruesas, o chocolate fundido y crema chantilly, o cualquier combinación que dé placer al espectáculo.

Para unos 12 bollos:
225 gr de harina Yolanda más una cantidad extra para espolvorear, ½ cucharadita de levadaura química, una pizca irrisoria de sal, 40 gr de azúcar glas, 45 gr de mantequilla, 30 gr de pasas o de ciruelas, 120 ml de leche y una cantidad extra para glasear.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Procedimiento:
Tamizamos los ingredientes secos (harina Yolanda, levadura, sal) e incorporamos el azúcar glas. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y mezclamos bien hasta conseguir textura de migas finas de galleta. Echamos las pasas o las ciruelas cortadas a trocitos a nuestra masa y volvemos a mezclar. Incorporamos la leche templada a la masa y amasamos ligeramente, ayudándonos con un poco de harina en las manos y otra poca en  la base del cuenco para despegárnosla por completo de los dedos. Es momento de delegar la faena a los pequeños reposteros o, en su defecto, continuar con la tarea, no sin antes poner el horno a precalentar a 220º. Estiramos la masa sobre una superficie con harina espolvoreada y la aplastamos hasta que tenga un grosor de 2 cm. Cortamos con un cortapastas de unos 5 cm de diámetro y los bollos resultantes los pincelamos por encima con leche. Los disponemos sobre una bandeja con papel sulfurizado en su base que irá al horno a altura media-alta 12 minutos o hasta que empiecen a amarronarse por arriba y la base suene hueca al golpearla. Los dejamos enfriar sobre rejilla con un paño limpio por encima un par de minutos y listos para meterles mano con el dulce que mejor nos venga. Acompañarlos siempre de un buen momento.

Nota alergia huevo: la levadura Hacendado y la harina Yolanda están exentas de trazas.

*Buttercream de queso: 1 tarrina de queso Philadelphia, 1 cucharadita de vainilla, 3 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente, azúcar glas. Mezclamos el queso con la mantequilla y la vainilla hasta que esté cremoso y vamos añadiendo el azúcar hasta conseguir el gusto deseado.

Adaptada de:
SHERWOOD, Alice.
Cocina para alérgicos.  H.Blume, 2008.

Anuncios

6 comentarios en “Scones sin huevo ni servilleta

  1. !Uaaa! Qué gusto visitar este rincón de vez en cuando. Cada vez que lo hago descubro una o varias delícias nuevas. Qué ganas de dulce me acaban de entrar.

    1. Hombre sr Carvalho! pase usted más seguidito, que aquí no mordemos mas que lenguas y por las prisas de la cata que si no ni eso. Para cuando un blog con sus relatos salpicados de buena mesa? venga va, que hasta estoy subiendo fotos de mi cara, ya no sabe una cómo vender el pescado. Qué vergüenza…y qué vergüenza! petonets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s