Patatas suecas al estilo hasselback

Parecerá inaudito pero en esta casa es de lo más normal. Viene de la vecina de abajo, y es un hedor hecho canción que se filtra por las paredes hasta llegar aquí. Tiene puesta a toda leche en modo “repetir pista” una misma melodía desde hace la escalofriante cifra de cinco horas. La elegida esta vez es Imaginando, de Sergio Dalma, y sé el título porque ya me he aprendido la letra. La otra vez fue Venezia de Hombres G, y sonaba que era ya a tocar la madrugada. Entonces fui impulsiva, el descanso es sagrado y la noche oscura, y fui escaleras abajo, coloqué mi pabellón auditivo haciendo ventosa en su puerta, para asegurarme que la contaminación acústica procedía de allí, y cuando me dispuse a tocar su timbre para mediar acuerdo, cesó repentinamente el taladro y también mi intención de cantarle los cuarenta, y no Principales, lista de hits que desconozco, por otro lado.

Sergio Dalma fue ídolo mío de juventud. Banda sonora de mis ensoñaciones menos pueriles. Lo tuve oliéndome los pies a tamaño póster durante años, en mi habitación de entera, y lo arrugué a besos, sellados por el celo que lo sostenía, y bien pegados que bailamos. Hoy he canturreado desde la cocina su estribillo y paseado con aires pesarosos la desesperación de su letra. Pero basta ya. Suficiente. Torturas chinas, al país homónimo, please.

Pero ni tan siquiera este trasiego de ahora va a impedir que comparta mis ilustradas patatas de hoy y que tanto fervor causan entre mis comensales por lo ricas que están.

patatas suecas al estilo hasselback

Procedimiento:
Pelamos las patatas, las enjuagamos bajo el chorro del grifo y las partimos en dos mitades. Precalentamos el horno a 200º. Cogemos cada una de nuestras mitades y les hacemos unos cortes paralelos sin llegar a la base pues las queremos de una pieza, únicamente bien marcadas pero sin llegar a laminarlas. Las colocamos sobre una fuente de horno y las pintamos en abundancia con mantequilla previamente derretida. Horneamos 15 minutos y las sacamos para volverlas a bañar en mantequilla, salarlas al gusto y espolvorear pan rallado por encima y de vuelta al horno, otros 15 minutos más. Listas.

Ideales para acompañar todo tipo de platos, como lo harían unas patatas fritas, pero estas a la manera de hacer sueca, como sueca me voy a hacer yo también después de subir la foto, poniendo alguna de heavy metal a todo trapo en pleno rellano suyo y haciendo como si conmigo no fuera su dolor.

Anuncios

6 comentarios en “Patatas suecas al estilo hasselback

  1. Bravo. Tu seguidor más incondicional. Tus intro son masterclass de como seducir, commover y convencer el lector. Inteligente, con requiebros, dónde importa tanto lo que se dice como lo que se intuye. Y no te lo negaré, un toque gamberrillo que me encanta. No dejes de escribir. Y la receta…na…pa mojá pan y no dejá una miajilla. Besos

    1. Con un seguidor como tú me basta para cubrirme de gloria! Muchísimas gracias por tu cariño y por tu tiempo! Qué dices, que tienes ganas de mojar? ;- ) Ya somos dos, espero sea bien sucosa la próxima entrega culinaria jaja.. petonàs!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s