Sopa de pollo y cilantro

 

IMG_20200830_142033Ayer improvisé una sopa que me llevó directamente al cielo. La cosa fue así. El día anterior me abastecí de dos puñados de cilantro. Iban perfectamente encapsulados en cajitas transparentes de un plástico recio que permitía, sin embargo, la apertura lateral sin a penas resistencia. Con ayuda de uno de mis dedos hice palanca, la semi-abrí y husmeé, como lo haría un ex fumador de puros a su paso por un estanco, y me embriagué, como no podía ser de otra manera.
Mi primer flirteo con esta hierba que me profesa tanta devoción fue a una edad tardía, cuando la encontré (algo enmascarada por la lima y la cebolla) aromatizando un cebiche de lubina peruano. Tiempo más tarde tuvo lugar el flechazo, para gloria mía, al hallarlo esparcido generosamente sobre un sancocho de pescado y un seco de gallina ecuatorianos. El cilantro fue entonces protagonista absoluto del sabor de aquel sustento. Luego ya, cuando hace dos semanas lo volví a ver desafiante en una sopa de mondongo colombiana, me sobrevino la alegría del primer amor.
Así que compré aquellas dos cajitas y las dejé a la vista, en el mármol de la cocina dispuestas de pie como sendas momias en sus sarcófagos en el museo egipcio de El Cairo, solo que en esta casa los muertos estaban aún bien frescos y no podía más que consumirlos en un breve espacio de tiempo, idea esta que me excitaba.
Me animé entonces a reproducir con alegría la esencia atrapada en estos caldos, sin más indicación de los pasos a seguir que los de mi memoria gustativa.
El resultado fue un plato muy sencillo de elaborar y muy sabroso.

Ingredientes (por orden de aparición):
4 cuartos traseros de pollo sin piel
1 cebolla de Figueres
2 pimientos italianos (verdes)
2 tomates maduros
2 manojos de cilantro
1 diente de Ajo
2 guindillas
Laurel
Pimienta
Sal
2 patatas de Prades o de cocer
1 boniato
½ manojo de zanahorias

Procedimento:
Ponemos a hervir el pollo en 1’2 L de agua. En el primer hervor, espumamos si fuera necesario. Incorporamos entonces la cebolla limpia, los pimientos verdes sin rabo ni semillas, los tomates y el diente de ajo, todo de una pieza (sin trocear). También un manojo y medio de cilantro bien atado por un hilo para que no se desperdigue, abarcando si se puede también las guindillas y el ajo para no andarlos buscando después en el fondo. Dejamos el medio manojo de cilantro restante a parte para el emplatado de después. Pasados 2-3 minutos, extraemos de la olla todo menos el pollo, es decir las hortalizas y hierbas, pelamos y despepitamos el tomate, y lo trituramos todo con un poco del agua de la cocción, con ayuda de la batidora, e incorporamos el mejunje resultante a la olla. Paramos la campana extractora para que no se lleve lo que es nuestro y acercamos a nuestra nariz con la mano cóncava los efluvios del incipiente caldo que emanan ya de esa olla para suerte nuestra. Añadimos la hoja de laurel, pimienta y sal. Mientras dejamos pasar el tiempo necesario de cocción, pelamos las patatas y el boniato y los incorporamos enteros al caldo. Pelamos y troceamos las zanahorias en trocitos pequeños y las añadimos también. Dejamos cocer el conjunto el tiempo que necesiten la carne y los tubérculos, dejando más tiempo, si fuera necesario, la carne y apartando fuera del fuego la patata (o al revés).
Emplatamos. Deshuesamos la carne, troceamos la patata y el boniato en cuartos y los repartimos en los platos. Cubrimos completamente con el caldo y finalmente esparcimos el cilantro recién picado, que habíamos reservado, por encima.
Facilitamos el empuje del caldo con unas arepas (improvisadas también) de aguacate y mantequilla.

IMG_20200830_142214IMG-20200901-WA0004

2 comentarios en “Sopa de pollo y cilantro

  1. Qué nivelazo Hermana! Para chuparse los dedos! He leído con entusiasmo y muy atentamente tanto el previo como la elaboración y te aseguro que tengo muchas ganas de comprar ese cilantro!! Y por supuesto de probar tu sopa!!

    Genial Hermana!!

    Muchos besos!!😘😘

    • ¡Siempre tan generoso con tus palabras, mano!! Me haces reír de dicha jajaja. La sopa te gustará, estoy segura, igual que te gusta un buen caldo de migas o un cocido montañés, ambos bien fijados en tu recuerdo ya por su sabor. Y por la elaboración no te apures, que corre de mi cuenta!!
      Muchas gracias, mano! Besos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s